martes, 7 de febrero de 2017

CRÍTICA DE MANCHESTER FRENTE AL MAR (2016)

PORQUE EL MAR LO TEMPLA TODO 
Por Lucía Pérez García  






Quizás porque el mar lo templa todo, Manchester frente al mar es un drama que no es dramático. De temperatura helada, pero cálida sensación térmica. Donde el fuego, como destructor y fuente de arrebato y remordimientos, acaba desprendiendo otro tipo de calor, lejos del infierno. Donde el agua es terreno neutro que, en estado líquido, aplaca la furia del fuego, trayendo recuerdos como olas; y en el sólido, calienta el sentimiento más frío. Donde la tierra nos atrae hacia ella, tirándonos a la cara un puñado de polvo, que no somos más que nosotros mismos. Donde el frío, en definitiva, esconde un anticiclón. 

No hay tristeza absoluta ni depresión postrera, sino una constante sensación de lucha hacia delante, entre la realidad más cruda y la comicidad más áspera. Una emoción más sentida que explícita. Un destino de perdón y redención disfrazado de colores fríos. Una historia, al fin y al cabo, salida de la mano de Kenneth Lonergan: vidas que se tambalean, un no encontrarse en y con el entorno social y físico, reconciliación, y un lugar-ambiente que lo recoge todo.  


Y por ese Manchester, frente al mar, vemos pasar la vida y la muerte. Reflejadas, no solo en el continuo e imprevisible movimiento del agua –cuyo sonido es lo último que se escucha-, sino en Lee Chandler, entre el frío más helado y el calor más profundo y resistente. Porque Casey Affleck desaparece. Tan solo un tiempo más para Michelle Williams, y un poco menos de música clásica, hubieran hecho de Manchester, el mejor lugar frente al mar. Un lugar donde la tristeza, está teñida de esperanza. 



Valoración: 8.5 / 10 

MANCHESTER FRENTE AL MAR “MANCHESTER BY THE SEA” (2016) Director: Kenneth Lonergan 
Reparto: Casey Affleck, Michelle Williams, Kyle Chandler, Lucas Hedges, Tate Donovan, Erica McDermott, Matthew Broderick, Gretchen Mol, Susan Pourfar, Christian J. Mallen, Frankie Imbergamo, Shawn Fitzgibbon, Richard Donelly, Mark Burzenski, Mary Mallen 
Género: Drama, cine independiente 
Duración: 137 min.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada