domingo, 15 de enero de 2017

CRÍTTICA DE TARDE PARA LA IRA (2016)

VIVIENDO UNA TARDE LLENA DE IRA
Por Lucía Pérez García





Es momento de olvidar los géneros cinematográficos y centrarse en el asunto. De dejar de lado las influencias –por mucho que todo me recuerde a un Winding Refn a la española, Ryan Gosling castizo incluido-. Es momento de dejar de pensar en que no me gusta el flamenqueo, y que no me agrada la concepción musical. Dejar de pensar en que no soy ni mucho menos aficionada al cine kinki y sus barrios dejados de la mano de Dios. No quiero empezar con mal pie por odiar tanto cartelito en los primeros minutos, y sentir un pequeño rechazo inicial por la cámara. Nada de eso. Es momento de hablar, no solo de la ira, sino de aquello que la despierta y la mantiene viva. Del cómo y el porqué. Del qué haría yo en su lugar.


Difícil tarea. Con un ritmo que ni lento ni rápido. Ni obvio ni lleno de suspense. Ni odioso ni agradable. Un avanzar sin prisa pero sin pausa hacia delante: en el tiempo, el camino, el objetivo, la venganza y la ira. Y un personaje, el de Antonio de la Torre, que te lleva consigo a la espalda –y aquí se acaba el rechazo inicial a la cámara-, sin intentar en ningún momento que entiendas y aceptes sus actos. ¿Cómo lo hago? Observando y dejándome llevar. ¿Hacía la ira? Quizás, pues al final pensé: “Genial, pero yo hubiera sido más violenta”.  


Valoración: 7 / 10 

TARDE PARA LA IRA (2016) 
Director: Raúl Arévalo 
Reparto: Antonio de la Torre, Luis Callejo, Ruth Díaz, Manolo Solo, Alicia Rubio, Raúl Jiménez, Font García 
Género: Thriller 
Duración: 92 min.

No hay comentarios:

Publicar un comentario