jueves, 5 de enero de 2017

CRÍTICA DE ¡CANTA! (2016)

Banana, banana: buscando a Dory desesperadamente. 
Reflexiones de una amante del cine de animación en el siglo XXI. 
Por Lucía Pérez García

Decepción tras decepción. Momentos que se quedan en los trailers. Espectativas moribundas antes de tiempo. Monísimos personajes espachurrables a primera vista. Más espachurrables aún después de conocerlos. Hasta sacarles los ojos de aburrimiento. Entradas de cine que se difuminan previa compra. Ilusión zombi. Cuando Disney conoció a Pixar. Cuando Ilumination conoció a los minions.

Canta. Grandes voces. Reese Witherspoon en cabeza. Animales de aspecto gracioso haciendo cosas levemente graciosas con canciones mal elegidas que no tienen tanta gracia. La misma que la historia. Si pero no. Buenas intenciones. Como siempre. Demasiada lata con los cantantes. Series, programas y operaciones triunfo en variados formatos. Aburre. Con o sin animales. De o no de compañía. No son mascotas


Canta. Da el cante. Ideas geniales que se esfuman. Buena animación desaprovechada. Una pena. Es triste ser una amante de la animación en pleno siglo XXI. Crucemos los dedos. Hakuna Matata. A ver si hay suerte y la próxima es mejor. 


Valoración: 5.5 / 10 

¡CANTA! “SING!” (2016) 
Director: Garth Jennings 
Género: Animación, comedia, musical. 
Duración: 108 min.

No hay comentarios:

Publicar un comentario