domingo, 22 de febrero de 2015

CRÍTICA EL FRANCOTIRADOR, "AMERICAN SNIPER" (2014)



EL FRANCOTIRADOR, “AMERICAN SNIPER” (2014) CLINT EASTWOOD

Reparto: Bradley Cooper, Sienna Miller, Luke Grimes, Jake McDorman, Kyle Gallner, Keir O'Donnell, Eric Close, Sam Jaeger, Owain Yeoman, Brian Hallisay, Marnette Patterson, Cory Hardrict, Joel Lambert, Eric Ladin, Madeleine McGraw.



Valoración: 6.5 / 10



EL DÍA QUE ME CONVERTÍ EN FRANCOTIRADOR

Por Lucía Pérez García



Hoy he decidido convertirme en francotirador y cumplir una misión. Desde la mirilla de mi fusil crítico todo se ve mucho más claro. La puntería es cuestión de gustos. O de pulso y convicción firme.  Muchos son los posibles objetivos, pero solo unos pocos son relevantes para mi cometido. A unos les dispararé donde más duele. A otros, los protegeré para que sigan viviendo muchos años.



Objetivo nº 1: Nombre: Bradley Cooper. Rol: actor protagonista. Antecedentes: dos nominaciones al Oscar y una tercera por la presente película. Fue Fenix en ‘El Equipo A’ (Joe Carnahan, 2010). Puntuación: 7. El cambio físico es evidente en su expresión y sus gestos. Siempre juega a favor a la hora de meterse en el personaje. La evolución psicológica es palpable. De la angustia de tener que disparar a un niño, a la frialdad de ver la operación a vida o muerte de un compañero sin inmutarse. Pero la introspección y la sensibilidad no llegan a ser tangibles. 






Objetivo nº 2: Nombre: Clint Easwood. Rol: director. Antecedentes: dos películas bélicas imprescindibles: ‘Banderas de Nuestros Padres’ (2006) y ‘Cartas Desde Iwo Jima’ (2006) Puntuación: 6. Con la fotografía habitual de Tom Stern, mucho más cercana esta vez a un realismo a lo Paul Greengrass, y su habitual forma de narrar los acontecimientos desde dentro, desde los sentimientos y recuerdos de los personajes no llega, sin embargo, al nivel que nos tenía acostumbrados hace unos años. Y qué decir de los efectos visuales y de las prótesis casi ortopédicas. Talón de Aquiles que los años no terminan de curar. A su favor, pequeños detalles de un atrezzo cambiante que parece evolucionar a la vez que los protagonistas y colores simbólicos que contrastan los dos escenarios en los que se desarrolla la acción.




Objetivo nº 3: Nombre: Clint Easwood. Rol: compositor y supervisor musical. Antecedentes: temas musicales propios en casi todas sus películas. Puntuación: 8. Muy en su línea de simplicidad melódica. Utiliza solo tres temas. Uno, el compuesto por él, para la relación de Kyle y Taya, consistente en unas pocas notas al piano. Recuerda bastante al Tema de Claudia de ‘Sin Perdón’ (1992). Otro, solo con percusión, para las escenas de más acción. Y un último, mucho más interesante, construido a base de los ruidos que rodean y machacan la mente y el pulso del francotirador: latidos de corazón, respiraciones, sonidos mecánicos y electrónicos de máquinas de guerra, y una especie de explosión que subraya las frases y momentos clave en relación a la muerte que nos van a acercando cada vez más al objetivo final, al francotirador enemigo, cuya muerte supone la explosión final, el fin de la maldad que simboliza. ¿Un momento curioso? La falsa diégesis hacia el final de la película con Bradley Cooper frente al televisor.



Objetivo nº 4: Nombre: Chris Kyle. Rol: personaje real en el que se basa la historia. Puntuación: 7. Si le quitamos los créditos finales, no está nada mal. Fuera polémicas. Es solo una historia que contar. 






Objetivo nº 5: Nombre: Oscar. Rol: amante perpetuo de Clint y Cooper. Antecedentes: cuatro Oscar a mejor director y película y siete nominaciones de Clint Easwood, incluida una de mejor actor; y tres de Bradley Cooper, dos como mejor actor de reparto y la actual como mejor actor protagonista. Puntuación: 9.5 y 7 respectivamente. Uno de los desastres más grandes de la humanidad es el presente declive del cine del maestro Clint… ¿Por qué? Y aun así, la Academia le sigue queriendo.  Y uno de los grandes misterios de la humanidad es las tres nominaciones consecutivas de Bradley Cooper en detrimento de, por ejemplo, Jake Gyllenhall, y nada menos que en dos ocasiones. No es que no se lo merezcan, pero en este momento otros se lo merecen más. Esto es amor, y lo demás son tonterías.



 
¡¡¡¡Bang!!!! ¿Habré tenido puntería?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada